martes, 21 de abril de 2015

GR-60. Sierra Norte de Guadalajara (Sierra de Ayllón. Guadalajara)

Este sendero de Gran Recorrido es una ruta circular muy buena para hacerla en dos días, dando la vuelta al conocido Pico del Ocejón (2052 m), y pasando por gran parte de los pueblos negros de la Sierra de Ayllón, así denominados por el color de sus casas, al ser la pizarra su principal elemento constructivo.

En total son aproximadamente 50 km y cerca de 2000 m de desnivel, con lo que se pueden dividir en dos jornadas y pernoctar en alguno de los pueblos de la zona, esto nos permitirá ir mucho más ligeros y, por tanto, más rápidos. Es un recorrido impresionante, especialmente el tramo que une Tamajón (una vez que abandonamos la carretera)-Campillejo-El Espinar-Roblelacasa-Campillo de Ranas-Robleluengo-Majaelray-Valverde de los Arroyos, pasando por rincones muy solitarios.

La mejores fechas para realizar el recorrido, sin duda, la primavera cuando todo se llena de vida y los arroyos van cargados de agua, o bien el otoño cuando los robledales se tiñen de colores ocres. Totalmente desaconsejable el verano, ya que se trata de una zona muy calurosa, y el invierno, al ser una zona muy fría y posiblemente encontremos nieve en las partes más altas.

Día 1: Majaelrayo-Tamajón (28.5 km-1220 m)

Iniciamos el día en el pueblo de Majaelrayo en un día bastante gris, para enfrentarnos a la peor dubida del recorrrido, la ascensión al Alto de la Madita (1733 m), superando los 600 metros de desnivel que nos separan del pueblo. La ascensión es bastante suave inicialmente, ya que los primeros cientos de metros los realizamos por buena pista, una pena que la lluvia nos acompañe gran parte del trayecto.

 
Inicio de la ruta

Una vez que abandonamos la pista la pendiente aumenta, ascendiendo por un antiguo caminoque atraviesa un magnífico robledal.



Robledal en el ascenso

La llegada al Alto de la Madita la hacemos en medio de una gran nube, con bastante frío, lluvia y aire, una lástima porque, en días despejados, desde aquí se puede gozar de unas estupendas vistas de los picos que nos rodean, a nuestra derecha el Pico del Ocejón, y a nuestra izquierda el Campachuelo y el Campo. La ascensión de estos últimos es muy recomendable porque son montañas muy solitarias (si os interesa, tenéis un track).

Alto de la Madita

A partir de este punto nos queda un largo descenso por una preciosa senda. Al poco tiempo de iniciar el descenso salimos de la nube que nos rodeaba y pudimos tener bonitas vistas del valle que teníamos por delante.



Nuestra senda deja el Pico del Ocejón a nuestra derecha y sobre nuestras cabezas, hasta juntarse con el camino que asciende a su cima (cada día más transitada). Nosotros seguiremos bajando hacia el pueblo de Valverde de los Arroyos, ahora por un camino más ancho, donde tendremos una vista espectacular de la cascada de Valverde de los Arroyos.

  Chorrera de Despeñalagua

Seguiremos descendiendo por un ambiente bastante alpino, y sin ninguna complicación, hasta llegar al pueblo, que nos encontramos llenísimo de turistas.

Descendiendo hacia Valverde de los Arroyos

Desde Valverde, para evitar la carretera, nos saca por una pista auqnue nos vuelve a dejar en la misma carretera, para enfrentarnos a una fuerte pendiente por pista ancha. 


El tramo que nos queda por delante, hasta Tamajón, quizá sea el más pesado, no porque no carezca de encanto, ya que pasa por sitios preciosos, sino porque todo el recorrido que nos queda será por pistas bastante anchas, unas en mejor estado que otras, y esto para patear resulta un poco aburrido, pero bueno, lo mejor es disfrutar del paisaje. 

 Vistas del Ocejón

En esta vertiente nos encontramos con más bosques de pinos, y extensas zonas de jaras y arbustos que estaban iniciando la floración, mientras vamos rodeando las peñas que definen la cuerda que asciende al Ocejón desde el pueblo de Almiruete. 


Tras una fuerte bajada entraremos en un rebollar por una pista muy buena, y donde hay huellas del paso de vehículos, pero los árboles todavía no están en todo su esplendor.



Este tramo es algo monótono, hasta que nos desviamos de forma decidida hacia la zona más altas, por una pista que más parece un cortafuegos, y que rodea el Cerro Poyato. Desde aquí seguiremos por pista, aunque parecen abandonadas hace tiempo, llegando al cruce que nos permitiría tomar la ascensión al Ocejón, aunque nosotros seguiremos descendiendo de forma suave.



Poco antes de llegar a la carretera la pendiente se vuelve más fuerte, y el descenso pasa a realizarse por una estrecha senda de piedra suelta y tierra. 


Una vez nos crucemos con la carretera nos dirijimos ya de forma decidida hacia el pueblo de Almiruete que recorremos por su parte alta, para salir de él por la pista que lleva hasta el cementerio. Aquí la vegetación cambia respecto a lo que veíamos con anterioridad y los robles son sustituidos por encinas.



Esta parte es bastante más suave y, aunque tenemos un ascenso inicial, por lo general hasta Tamajón queda un suave llaneo, con bastantes kilómetros de pista ancha que nos llevan a adentrarnos en el Sabinar de Tamajón


Si llegáis a Tamajón con ganas de apseo acercaros a la laguna que se encuentra en la carretera que va a Muriel, porque os puede sorprender con unos colores como estos...




Día 2: Tamajón-Majaelrayo (22.5 km-800 m)

Iniciamos nuestra segunda jornada en el pueblo más grande de la zona: Tamajón. El tramo que nos llevará de nuevo hasta Majaelrayo es uno de los más bonitos del GR, a pesar de que el inicio no parece indicarnos lo mismo, ya que iniciamos la andadura por pista amplia que desemboca en la carretera, la cual seguimos durante, al menos, un par de kilómetros. Es una carretera estrecha y con poca visibilidad en las curvas, por lo que hay que extremar las precauciones mientras circulemos por ella, pero este recorrido nos permite pasar por la Ciudad Encantada de Tamajón.



Pero lo mejor llegará tras pasar le Ermita de la Virgen de los Enebrales y abandonar definitivamente la carretera. Bajamos a los profundos barrancos que definen el curso de los numerosos arroyos existentes, rincones mágicos e inesperados, no saben lo que se pierden los que circulan por la carretera situada sobre nuestras cabezas. Así descendemos hasta alcanzar el Arroyo de Valdelapuerta.


Arroyo de Valdelapuerta

Una estrecha senda nos permite seguir el curso de este arroyo y disfrutar de un ambiente único, más en esta época del año, con los arroyos llenos de agua como pocas veces.


El estrecho y solitario sendero discurre encajonado en el barranco. Esta senda nos lleva hasta el punto de intersección entre la carretera procedente de Tamajón (y que hemos dejado kilómetros atrás) y la que lleva a Majaelrayo. Nosotros cruzamos la carretera para coger una estrecha senda que sigue por el barranco que queda al lado izquierdo de la calzada. La senda termina desembocando en la antigua vía de comunicación que unía Tamajón y Campillo. Nos adentramos de lleno en territorio de la Pizarra negra y de sus pueblos.


Este tramo nos llevará hasta el Puente de la Venta, de origen árabe, un rincón con encanto.



Tras este punto tendremos una ligera subida hasta alcanzar de nuevo la carretera, para atravesar, de nuevo, el Arroyo de la Venta, en este caso por el puente de la mencionada vía y tomar el GR que se adentra en el pinar, siguiendo un camino prácticamente horizontal.


Atravesamos, de nuevo, el arroyo, para después enfrentarnos a una fuerte pendiente, muy despejada de vegetación que, si hace sol, nos hará sudar bastante. Durante la subida nos encontramos con la silueta del Ocejón y una buena panorámica del barranco que hemos seguido y que dejamos a nuestros pies.


Tendremos que recorrer un kilómetro de carretera para llegar al pueblo de Campillejo, un buen sitio para una parada y disfrutar de la arquitectura caracterísitica de estos pueblos.

Iglesia de campillejo

Aquí nos encontrremos con el único punto conflictivo de la ruta, ya que a la entrada del pueblo está indicada la variante 60.1 que nos lleva, por pista, directamente a Majaelrayo, nosotros seguimos por el GR atravesando el pueblo, anuestra izquierda, a la salida tendremos que abrir alguna puerta...


Salida de Campillejo

Nuestros pasos nos llevan de forma decidida hacia el pueblo de El Espinar, para lo cual atravesamos un precioso robledal por antiguos caminos, de los que aún podemos ver el empedrado.



Robledal camino de El Espinar

 Tras bordear el pueblo tendremos que descender de nuevo por una fuerte pendiente para atravesar el Arroyo del Soto, por un puente de nueva construcción, que nos permite acceder al pueblo de Roblelacasa. El sitio es increíblemente bonito. 

Descenso hacia Roblelacasa

Arroyo del Soto

 Tras pasar Roblelacasa, y acercándonos poco a poco nuestro destino, aún nos quedan algunas hermosas estampas por contemplar. Atravesamos, de nuevo, en dos ocasiones el Arroyo del Soto antes de llegar a Campillo de Ranas, pueblo al que accedemos escoltados por antiguas paredes de piedra que delimitaban los pastizales. 


Dejamos Campillo de Ranas atrás y seguimos el sendero que acompaña a las aguas del Arroyo de Agua Fría, donde encontraremos carteles explicativos muy interesantes, recomendable tomarse su tiempo en esta parte, disfrutando del entorno y aprendiendo cosas nuevas sobre estas tierras. 

Arroyo de Agua Fría


La llegada a Robleluengo la realizamos tras unos pocos metros por carretera, desde aquí quedan poco más de dos kilómetros para llegar a nuestro destino, y los haremos atravesando tierras delimitadas por muros que han servido de abrigo para los robles. 



Majaelrayo nos da la bienvenida con una preciosa vista del Pico Ocejón, de la cual no pudimos disfrutar el primer día.

Ocejón

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

INFORMACIÓN ADICIONAL:

No hay comentarios:

Publicar un comentario